¿Cómo estimular la producción de colágeno en la piel?

Publicado el:
12 de enero de 2022

Hablar sobre el colágeno en la piel, es hablar de la proteína más abundante del cuerpo humano. Pues, es el componente vital de los tejidos conectivos que conforman (justamente) piel, tendones, ligamentos y músculos.

Por ello, el tratamiento con hilos tensores es esencial para optimizar y reactivar la producción de colágeno. Pero, además, conviene conocer otros estimuladores de producción de colágeno y los alimentos que puedes consumir para aumentar la producción del mismo.

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es la proteína que se encuentra en todas las estructuras esenciales del cuerpo humano: huesos, tendones, ligamentos y músculos. Por tanto, al componerse de fibra, aporta firmeza a los tejidos conectivos (concretamente a la piel), siendo vital para la elasticidad de la misma.

¿Qué función tiene el colágeno en la piel?

Como proteína, el colágeno se encarga de reforzar el tejido conectivo para mantener la estructura del cuerpo. Para la piel es fundamental, pues se encarga de nutrir, mantener el volumen y aportar elasticidad.

De la misma manera, forma una barrera contra sustancias tóxicas y protege a los vasos sanguíneos, riñones, tracto digestivo, vesícula biliar y vejiga urinaria.

¿Qué alimentos ayudan a la producción de colágeno en la piel?

Una alimentación balanceada es una de las principales claves del cuidado de la piel. Porque además de contribuir con la salud de la piel, también beneficia a todo el cuerpo.

Por tal motivo, es relevante incluir alimentos nutritivos que ayuden con la producción de colágeno. Tal es el caso de la glicina (gelatina) y la prolina (huevos y lácteos).

Los alimentos ricos en vitamina C también ayudan a producir colágeno de forma natural. Por ende, conviene incluir frutos y cítricos a la dieta diaria:

  • Fresas
  • Kiwi
  • Guayaba
  • Limón
  • Naranja.

Las carnes y los mariscos son proteínas de máxima calidad que estimulan la producción de colágeno. La leche de soja, por otra parte, es una alternativa inteligente que podemos incluir para variar el consumo.

Carnes rojas y blancas

La proteína animal es una fuente rica en colágeno. Las patas de pollo, manitas de cerdo, huesos y sesos son los alimentos con mayor proporción de colágeno.

Pescado

El pescado es un alimento especial. Pues, su concentración de omega 3 multiplica los beneficios del colágeno contribuyendo con la desinflamación de la piel.

Frutas y verduras

Como ya hemos indicado, es importante aprovechar los alimentos ricos en vitamina C, tal como las fresas, el limón, la naranja y la zanahoria (en caso de las verduras). Ya que estimulan la producción de antioxidantes y colágeno.

Ajo y cebolla

Por su alto contenido en azufre, el ajo y la cebolla pueden estimular la producción de colágeno. De la misma forma, el compuesto de ambos alimentos ayuda a combatir el acné, el exceso de grasa y los poros abiertos.

Huevo

La cáscara del huevo tiene un alto contenido en colágeno. Pero, además de eso, es un alimento rico en azufre, aminoácidos, vitamina E y vitaminas del complejo B. Todo esto conjunto contribuye con la producción de colágeno natural.

Frutos secos

Los frutos secos tienen una alta concentración de ácidos grasos en omega 3,6 y 9. Por ello, recomendamos incluir piñones, nueces, almendras y pistachos a nuestras comidas.

Por su alta concentración de catequinas, el té es altamente recomendado. Pues, sus antioxidantes se encargan de mantener los niveles de colágeno en el cuerpo, evitando su deterioro en el organismo.

¿Cuáles son los beneficios del colágeno en la piel?

El colágeno actúa como soporte de las fibras de la dermis, proporcionando consistencia, flexibilidad y resistencia. Por consiguiente, los beneficios pueden ser muchos:

  • Contribuye con la hidratación y protección de la piel frente a agentes externos como los rayos UV, la contaminación y el frío.
  • Disminuye las líneas de expresión, las estrías y las arrugas.
  • Previene y atrasa los signos del envejecimiento prematuro.
  • Reduce las marcas de acné debido a sus propiedades cicatrizantes.
  • Ayuda a regenerar la piel.
  • Combate la flacidez facial y la piel de naranja (celulitis).

¿Cómo estimular la producción de colágeno en la piel?

Además de la buena alimentación y el debido descanso, muchas veces es necesario recurrir a tratamientos de belleza no invasivos que contribuyan a mejorar la apariencia y salud de nuestra piel.

Por tanto, si deseas estimular la producción de colágeno en la piel de manera progresiva y profesional, debes aplicar tratamientos de rejuvenecimiento facial tales como:

  • Radiofrecuencia facial
  • Mesoterapia facial
  • Hilos tensores con ácido hialurónico.

Radiofrecuencia facial

Sin cirugía ni efectos secundarios, la radiofrecuencia aprovecha el calor intradérmico para regenerar la piel de manera no invasiva. Para lograrlo, usamos un dispositivo de radiofrecuencia que se aplica sobre la zona a tratar.

Dicho calor estimula el drenaje linfático, la circulación sanguínea y finalmente, aumenta la formación de colágeno y elastina.

Mesoterapia facial

Tratamiento indicado para rejuvenecer y restaurar la piel. Consiste en la aplicación de ácido hialurónico, vitaminas y demás sustancias naturales. Cuya composición es 100% segura y biocompatible.

Hilos mágicos tensores

La efectividad de los hilos tensores es mágica. Su efectividad ha evolucionado hasta ofrecer resultados cada vez más naturales, perceptibles y saludables. Es un procedimiento rápido e indoloro que no causa ningún tipo de molestia ni deja cicatrices.

Consiste en implantar múltiples mini hilos de polidioxanona (PDO) para formar una red vectorial que actúa como soporte de los tejidos. Por lo que dichos hilos son completamente absorbibles y favorecen la producción natural de colágeno.

La acción combinada con productos dermatológicos específicos y hábitos de vida saludables mejorará y mantendrá buenos niveles de colágeno en el cuerpo.

¿Cómo prevenir la pérdida de colágeno?

Favorece la síntesis de colágeno con hábitos saludables:

  • Reduce la exposición solar: Reduce la exposición al sol y aplica cremas protectoras certificadas.
  • Mejora la dieta diaria: Integra alimentos ricos en colágeno. Ahora que sabes más sobre estos alimentos, prepara platos saludables pensando en tu piel.
  • Disminuye el consumo de alcohol y tabaco: El alcohol y el tabaco deterioran las fibras de colágeno. Procura controlar el consumo.
  • Aplica productos dermatológicos específicos: Usa productos para el cuidado facial siempre y cuando los recomiende un especialista. Para saber qué producto va mejor con tu tipo de piel, consulta con tu médico de confianza.

¡Listo! Ahora lo sabes: el tratamiento preventivo y recuperativo marca la diferencia a la hora de recuperar tu salud. Para terapias biocompatibles, seguras e individualizadas, contacta con nosotros.

Te esperamos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.